• Escuela Cho San

도 (Do): Camino

El espíritu del Tae Kwon Do refleja la imagen del ser humano ideal, que construimos gracias al entreno. Es la esencia misma del TaeKwonDo integrada en la mente del practicante.


Cuando las tres dimensiones del TaeKwonDo (Habilidad, Arte, Moralidad) se complementan en una unidad, forman así otra dimensión de la personalidad, cuya practica forjará nuestro espíritu.


El mundo de los valores del TaeKwonDo se construye alrededor de dos ejes: Marcialismo y Moralidad.



El TaeKwonDo cultiva la energía del espíritu a través de la marcialidad. Lo etéreo a través del "DO", e intenta armonizar para lograr así la unidad integrada. El producto de esa armonización se denomina "CHONG" (rectitud en el sentido global) el cual contiene en sí los CHONG de la rectitud; de la estabilidad sin agitación; de la compostura; y también de la moderación sin parcialidad.


Por tanto el TaeKwonDo, ya sea en la forma de educación, deporte o desarrollo moral (práctica del DO), eventualmente se aboca a la búsqueda de la filosofía práctica, basada en la moralidad marcial, lo cual le permite a una persona comportarse y actuar rectamente, y así convertirse en una persona recta.

27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo